Sé malx! 👅

La mayoría de las personas creen saber cuando hacen las cosas bien, pero lo cierto es que una misma acción pude ser considerada buena por alguien y mala por otre. Entonces, lo mejor es comenzar por hacer la cosas mal, al menos nuestras decisiones serían menos hipócritas. Todes, aunque no queramos, hacemos las cosas mal en menor o mayor medida, así que podemos sentirnos mejor reconociéndolo, y desde allí actuar con mayor libertad. La diferencia radica en el nivel de conciencia desde el cual nos movemos. Después de todo la única autoridad para juzgar es nuestra Conciencia, y no está en su naturaleza hacerlo.

Algunas personas creen que los adoradores del Diablo son personas preocupadas por hacer el mayor daño posible, sin embargo no es y no tendría jamás que ser así. Porque el Diablo es el Ser, la Conciencia es la Vida misma en todas sus formas, y una persona abierta a Ella es auténtica, sabia y feliz, le guste a quien le guste.

El mal y el pecado es relativo según las leyes de cada país, depende de cada cultura. Puede ser una gran posibilidad de autoconocimiento si el mal se practica especialmente en pensamiento y de manera inteligente, respetando las leyes, y con auténtica devoción al propio Ser.

Un ejercicio espiritual de gran poder, despreciado y prohibido por la mayoría de las religiones y grupos esotéricos «blancos», es el de la iluminación a través del sexo y la genitalidad. El sexo en todas sus manifestaciones es energía, si se observa con devoción, la presencia Divina se hace evidente y enciende nuestra espiritualidad.

Pensá en la Divinidad y disfrutá del sexo, con respeto, responsabilidad y consentimiento, las relaciones abiertas, el LGBT y el BDSM son de gran ayuda para la liberación sexual y la expansión de la conciencia.